El fracaso de Bretton Woods y los tres pilares de la Nueva Arquitectura Financiera Regional

25 March 2010, clinic Windhoek

Climate change is one of the biggest catastrophes facing humankind as result of unsustainable economic growth and consumption and production patterns, largely from the GLOBAL NORTH. The dominant economic growth paradigm is turning the earth into a hostile environment with increasing droughts, floods, water-scarcity and many more physical disasters affecting every sector of society.

Despite this challenge our governments have supported the undemocratic and opaque Copenhagen Accord through which the Global North seeks to renege on its responsibility to reduce its unsustainable consumption and provide the necessary finance and technology to address climate change and a just transition to low carbon economies.

We acknowledge that climate change is a symptom of the exploitative, destructive, polluting, profit – driven consumption and production. As such the current orientation to address climate change through market – driven and trade- led approaches to promote competiveness, “green” tariffs, carbon markets and finance encouraging green capitalism is highly problematic.

We demand the polluter pays principle be implemented and reject the right to pollute through carbon trading and markets.

We reject the technology quick fix solutions to address the climate crisis, particularly the imposed false solutions to address the energy and food crises such as GMOs, agro-fuels, synthetic fertilisers, agrochemicals. These deepen will deepen the crises and perpetuate food aid dependency.

We demand sufficient, mandatory, predictable climate financing to developing countries. Climate funds are compensation and not aid. These funds should be over and above the longstanding ODA commitments (0.7% of GNP). In addition, funding should be in the form of grants which is consistent with the idea of reparations

We demand democratic governance and decision making of financing mechanisms under the UN process and the Conference of Parties (COP) and not the World Bank.

We urge governments and civil society to recognize the gendered dimensions of Climate Change, and facilitate meaningful dialogue between women who are directly affected with policy makers at both local and national levels as well as regional and global level.

We call for the removal intellectual property rights and trade restrictions that place severe constraints on people’s access to climate friendly technologies and thus their ability to promote low carbon alternatives.

Finally we call for civil society in Southern Africa to collaborate with other people based movements on Climate Change globally, and immediately activate existing networks and resources within our ranks, need to build each other’s capacities to engage meaningfully on pro-people solutions to the crisis of climate change.

People’s SAARC 2010

Seminar on the Right to Repartition of Bhutanese Refugees: Sharing testimonies by Bhutanese refugees with south Asian representatives

25-26 April 2010, help Birtamod, sale Jhapa, Nepal

Organized by: South Asia Alliance for Poverty Eradication (SAAPE) and the Bhutanese  Refugees Repatriation Committee

We, more than 50 Bhutanese refugees representing all seven refugee camps located in Jhapa and Morang districts of Nepal and the members of SAAPE from Bangladesh, India and Nepal, and peasant organisations, academia, women associations and social movements from different countries of South Asia have gathered here in Birtamod, Jhapa on April 25, 2010 on the occasion of People’s SAARC 2010 to defend the rights of Bhutanese refugees. As an extension of People’s SAARC 2010 Delhi, India, this one day seminar has come up with the following realizations and demands: During our visit to the camps we found the citizens of Bhutan living under total deprivation and in de humanized conditions. This is a situation which must not be allowed to continue and demands immediate all round intervention to ensure that all basic entitlements are made available without any further delay or prevarication,

1. Thousands of Bhutanese citizens have been evicted from their homeland by way of political victimization and intolerance for the voice of democratic dissent and forced to live as political refugees on the borders of India and Bhutan and the refugee camps of Nepal;

2. This illegality and immorality have been perpetuated for more than 18 years against the norms and standards of international law and violation of human rights;

3. It is high time for south Asian countries to bring pressure on the government of Bhutan to allow the rights of the refugees to return to their homelands and to facilitate their repatriation with full dignity, honour and the right to equality and full participation as citizens of Bhutan;

4. We, on behalf of people of the South Asian nations, demand that this issue be taken up on the agenda of official SAARC and an urgent solution found to this aggravated humanitarian emergency prevailing along the borders of south asia, even as the heads of the governments engage in empty tokenism in the capital of Bhutan, thus bestowing legitimacy to an anti-people and anti-democratic government;

5. We also demand an immediate end to the suppression of the democratic rights of these refugees and the gross violation of their civil and political rights;

6. We demand for the formation of South Asia Refugee Commission within the framework of SAARC to engage and take care of the refugee problems in the region;

7. We take note of the inadequacy of third country resettlement of Bhutanese refugees;

8. We urge the South Asian governments, particularly India, Bhutan and Nepal to address the Bhutanese refugee’s demands to return to their homeland. We request international community to facilitate the process of repatriation to their homelands;

9. We urge that all South Asian nations follow the lead of Afghanistan and ratify the 1951 UN Convention relating to the Status of Refugees and enact suitable legal framework to address the problems of the refugees; and

10. Finally we commit ourselves to continue activities to make South Asia a refugee free region. We believe in solidarity, fraternity and mutual respect for all.


<!– /* Style Definitions */ p.MsoNormal, generic li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:””; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;} p.MsoTitle, li.MsoTitle, div.MsoTitle {margin-right:0cm; margin-top:6.0pt; mso-margin-bottom-alt:auto; margin-left:0cm; text-align:center; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”; font-weight:bold;} @page Section1 {size:595.3pt 841.9pt; margin:72.0pt 90.0pt 72.0pt 90.0pt; mso-header-margin:35.4pt; mso-footer-margin:35.4pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} /* List Definitions */ @list l0 {mso-list-id:174349815; mso-list-type:hybrid; mso-list-template-ids:834046726 -784564698 -358723512 1882991320 160065724 2051038424 1079646384 1933095896 -79427114 -1242159270;} ol {margin-bottom:0cm;} ul {margin-bottom:0cm;} –>

People’s SAARC 2010

Seminar on the Right to Repartition of Bhutanese Refugees: Sharing testimonies by Bhutanese refugees with south Asian representatives

25-26 April 2010, Birtamod, Jhapa, Nepal

Organized by: South Asia Alliance for Poverty Eradication (SAAPE) and the Bhutanese  Refugees Repatriation Committee

We, more than 50 Bhutanese refugees representing all seven refugee camps located in Jhapa and Morang districts of Nepal and the members of SAAPE from Bangladesh, India and Nepal, and peasant organisations, academia, women associations and social movements from different countries of South Asia have gathered here in Birtamod, Jhapa on April 25, 2010 on the occasion of People’s SAARC 2010 to defend the rights of Bhutanese refugees. As an extension of People’s SAARC 2010 Delhi, India, this one day seminar has come up with the following realizations and demands: During our visit to the camps we found the citizens of Bhutan living under total deprivation and in de humanized conditions. This is a situation which must not be allowed to continue and demands immediate all round intervention to ensure that all basic entitlements are made available without any further delay or prevarication,

1. Thousands of Bhutanese citizens have been evicted from their homeland by way of political victimization and intolerance for the voice of democratic dissent and forced to live as political refugees on the borders of India and Bhutan and the refugee camps of Nepal;

2. This illegality and immorality have been perpetuated for more than 18 years against the norms and standards of international law and violation of human rights;

3. It is high time for south Asian countries to bring pressure on the government of Bhutan to allow the rights of the refugees to return to their homelands and to facilitate their repatriation with full dignity, honour and the right to equality and full participation as citizens of Bhutan;

4. We, on behalf of people of the South Asian nations, demand that this issue be taken up on the agenda of official SAARC and an urgent solution found to this aggravated humanitarian emergency prevailing along the borders of south asia, even as the heads of the governments engage in empty tokenism in the capital of Bhutan, thus bestowing legitimacy to an anti-people and anti-democratic government;

5. We also demand an immediate end to the suppression of the democratic rights of these refugees and the gross violation of their civil and political rights;

6. We demand for the formation of South Asia Refugee Commission within the framework of SAARC to engage and take care of the refugee problems in the region;

7. We take note of the inadequacy of third country resettlement of Bhutanese refugees;

8. We urge the South Asian governments, particularly India, Bhutan and Nepal to address the Bhutanese refugee’s demands to return to their homeland. We request international community to facilitate the process of repatriation to their homelands;

9. We urge that all South Asian nations follow the lead of Afghanistan and ratify the 1951 UN Convention relating to the Status of Refugees and enact suitable legal framework to address the problems of the refugees; and

10. Finally we commit ourselves to continue activities to make South Asia a refugee free region. We believe in solidarity, fraternity and mutual respect for all.

Documento borrador para discusión. El fracaso de Bretton Woods y los tres pilares de la Nueva Arquitectura Financiera Regional.
Por: Equipo Técnico Nueva Arquitectura Financiera Regional –Banco del Sur. Ecuador
Septiembre 22 de 2009

1. El Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial: su fracaso histórico

De la cita de Bretton Woods en las postrimeras de la Segunda Guerra Mundial surgen las instituciones llamadas a configurar los pilares del que sería el Nuevo Orden Económico Mundial sobre la base de un claro direccionamiento hacia los intereses particulares de la nación que se erguía con la hegemonía en Occidente. Es así que nace el Fondo Monetario Internacional en el pilar monetario, patient el Banco Mundial en el pilar del desarrollo y la fallida Organización Internacional del Comercio, que sería sustituida por el proceso GATT – OMC, en el pilar comercial.

El FMI se configuró en el objetivo específico de proveer créditos de corto plazo en divisas a los países en situaciones de problemas en sus balanzas de pagos a efectos de que puedan preservar sus niveles de reservas internacionales, y con ello la estabilidad cambiaria de sus monedas.

Cabe recordar que esta función del FMI se inscribía en el esquema monetario impuesto por el patrón oro-dólar con los Estados Unidos como emisor primario del dinero del mundo, y los demás países sujetos a un manejo monetario respaldado en sus tenencias en dólares.

Este esquema original no pudo sostenerse por la desenfrenada emisión estadounidense que le llevó a este país a un auge económico inusitado en la década de los cincuenta, a expensas de exportar su inflación al mundo volviendo insostenible el fundamento de tipos de cambio fijos.

Luego del colapso definitivo del patrón oro-dólar, para los años setenta, la liberalización cambiaria resultante hubiera significado la desaparición del FMI al extinguirse su razón de ser.

Pero la capacidad de adaptación de esta entidad y el aprovechamiento de las propias consecuencias del colapso del esquema original, le dieron nueva vida y poder.

La crisis económica de los países latinoamericanos en los ochenta, fundamentada en la crisis de su deuda externa, impulsó a que el FMI se convierta en el prestamista obligado para atender las necesidades urgentes de financiamiento de estos países sobre endeudados y con sus canales convencionales de acceso a recursos rotos. Esta coyuntura derivó en un redireccionamiento del papel del FMI, ahora convertido en el puntal del Consenso de Washington para la imposición del modelo neoliberal como opción única de manejo económico a través del condicionamiento de los recursos que esta entidad prestaba a los tan necesitados países de la Región.

La paradoja neoliberal impulsada desde el FMI obligó a que dos décadas de recuperación económica de América Latina no hayan podido aprovecharse para mejorar la calidad de vida de los más necesitados a través de un real fortalecimiento de las economías. El creciente ahorro nacional que se iba gestando de un lado gracias al sacrificio de la población, resultó en un proceso de acumulación obligado a título de alcanzar niveles “adecuados” de reservas internacionales como requisito para que por el otro lado, los países puedan recibir recursos del FMI y su aval para otros créditos de la banca multilateral de desarrollo para financiar un supuesto desarrollo económico condicionado por todos lados. Es en esta lógica del financiamiento para el desarrollo en la que se inscribe el Banco Mundial, asimismo, transmutado en su condición desde unos inicios institucionales que bien podrían haberse inscrito en esfuerzos orientados a la canalización de recursos efectivamente para impulsar a las economías más necesitadas. Pero, en el mismo contexto del Consenso de Washington vino a convertirse en otro más de los mecanismos de condicionamiento del manejo económico de los países prestatarios y altamente necesitados de recursos para su desarrollo.

En esta línea y con la condicionalidad asociada al cumplimiento de las “recetas” del FMI, el Banco Mundial juega un papel complementario en la imposición de un modelo económico tendiente a perennizar los esquemas vigentes de explotación y beneficio para unos pocos, tanto en la escala global como en la local.

Dos décadas de neoliberalismo solo afianzaron las arcaicas estructuras de subyugación económica al Norte. Se exacerbó el esquema vigente en la división internacional del trabajo.

Muchas economías de la Región evidenciaron procesos de reprimarización de su producción y de concentración de sus exportaciones en pocos productos con reducido valor agregado y pocos destinos. Asimismo, se afianzó en un círculo vicioso un progresivo deterioro de los términos de intercambio que por el lado comercial exigía cada vez más su compensación por el lado financiero a través del endeudamiento externo.

Es en esas circunstancias de desprotección y arrasamiento de las estructuras productivas que la Región ahora viene a enfrentar una crisis financiera y económica internacional de escala global en la que nuevamente sus causantes pretenden que el resto pague la factura.

Es precisamente en respuesta a este fracaso que se plantea como alternativa efectiva y soberana la configuración de una Nueva Arquitectura Financiera Regional.

2. El Banco del Sur, génesis, oportunidad histórica y necesidad de su consolidación en el contexto regional

El día 9 de diciembre de 2007, el Ecuador, junto con otros seis países sudamericanos, Argentina, Brasil, Bolivia, Paraguay, Uruguay y Venezuela, suscribió el Acta Fundacional del Banco del Sur, entidad consagrada al impulso del desarrollo económico y social desde una nueva perspectiva, acorde con las necesidades particulares de la región. Este esfuerzo ratifica la voluntad de los países de dar soluciones viables a los principales problemas que han postergado mejoras en los niveles de vida de la población y la justicia social.

El Banco del Sur surge como el eje articulador de una nueva arquitectura financiera regional (NAFR) dirigida a cubrir las necesidades del desarrollo que no han podido ser atendidas desde los espacios de acción de las entidades y organismos multilaterales que tradicionalmente han asumido ese papel. De esta manera, el Banco del Sur será el pilar de esta redefinición estructural que, junto al Fondo Común de Reservas del Sur, entidad encargada de la estabilización monetaria y cambiaria, y con la creación de una Unidad Monetaria del Sur, configurarán un nuevo esquema financiero en la Región orientado a canalizar sus propios recursos para alcanzar un desarrollo acorde con sus realidades específicas, en un marco de integración.

A través de una redefinición del papel convencional de la banca de desarrollo multilateral, el Banco del Sur viene a dar una salida a la paradoja histórica que ha condicionado el desarrollo económico y social de la Región.

La configuración de las estructuras financieras vigentes ha propiciado que países en desarrollo como el Ecuador permanentemente hayan destinado ingentes recursos privados y públicos, entre estos últimos, principalmente las inversiones de sus reservas internacionales, hacia entidades e instrumentos financieros de países del Primer Mundo, a la par que las necesidades de financiamiento para su propio desarrollo, especialmente las de los sectores más deprimidos y vulnerables de la sociedad, han sido insuficientemente satisfechas a través de un continuo endeudamiento con los organismos multilaterales tradicionales y, muchas veces, condicionadas a intereses ajenos a los objetivos nacionales y regionales.

Además, al constituirse el Banco del Sur como una entidad de carácter regional con el aporte de países que comparten intereses y necesidades similares, no solo queda demostrada su capacidad de impulsar su propio desarrollo, sino que se excluye cualquier posibilidad de injerencia de terceros, ahora casi una norma bajo las estructuras vigentes debido a la participación accionaria mayoritaria de países exógenos a la Región en la actual banca de desarrollo multilateral. En esa misma línea, el Banco del Sur no solo circunscribe el financiamiento del desarrollo a los intereses nacionales de sus miembros, sino que su gobernanza se enmarca en un manejo democrático en que la participación de cada país en las decisiones no estará condicionada a la proporción de su aporte en el capital de la entidad.

La definición de los criterios sustanciales para el impulso al desarrollo que se dará desde el Banco del Sur se asienta en el planteamiento de nuevas prioridades. Primeramente, la denominada soberanía alimentaria define como un eje fundamental del desarrollo de los países su capacidad de atender las necesidades alimentarias de la población desde su propia producción, privilegiando a los productos autóctonos de la región, sin depender de importaciones, de recursos externos o de condicionamientos exógenos y fuera del control de las acciones de política interna.

Asimismo, la soberanía energética, también definida como una condición inobjetable del desarrollo económico, apunta a consolidar la capacidad de los países de aprovechar sus propios recursos energéticos renovables y no renovables sobre la base de sus necesidades y con independencia de otras fuentes externas, respetando al medio ambiente y minimizando el impacto ecológico resultante de su obtención y utilización.

De la misma manera, considerando el papel fundamental de salud en el desarrollo de los pueblos, la acción del Banco del Sur se orientará a garantizar a la población de los países de la Región el acceso a medicamentos de marca y genéricos, a costos asequibles y de producción local, que principalmente combatan enfermedades endémicas para las cuales la oferta convencional desde las grandes casas farmacéuticas del mundo desarrollado no atiende adecuadamente por no tratarse de mercados de alta rentabilidad.

En este mismo espacio, también se encuentra el apoyo a la investigación sobre prácticas médicas ancestrales, incluyendo a los conocimientos agrícolas y ecológicos de los pueblos nativos.

En el conjunto de estas nuevas prioridades, el Banco del Sur también promoverá el desarrollo de instrumentos y mercados post Kyoto a efectos de perfeccionar mecanismos financieros dirigidos a precautelar el medio ambiente y a la protección del acervo ecológico de la Región.

Las acciones del Banco del Sur se enmarcarán en propiciar una nueva dinámica entre Estado, economía popular y empresas, a efectos de potenciar el desarrollo de los países de la Región sobre una base de inclusión de todos los actores productivos.

Por otra parte, si bien décadas atrás, las acciones de la banca multilateral de desarrollo se orientaban hacia el impulso a sectores que bien podían entenderse como dinamizadores del desarrollo económico de los países receptores, desde hace algún tiempo estos esfuerzos más bien se han orientado a financiar la reforma institucional de los Estados nacionales en el marco de políticas específicas originadas en los centros de poder en el mundo sobre las bases de sus propios intereses geoestratégicos. Pero ahora cuando las necesidades de los pueblos demandan nuevos horizontes en una coyuntura que coinciden los gobiernos de varios países enmarcados en una visión divergente de la línea neoliberal prevaleciente en la Región durante más de dos décadas, y más allá todavía, el momento y las condiciones están dados para impulsar una nueva arquitectura financiera.

3. El Fondo Común de Reservas del Sur como pilar de la estabilidad monetaria y cambiaria de la Región

En el marco de la redefinición estructural hacia una nueva arquitectura financiera regional, además del Banco del Sur como pilar fundamental a través de su papel de banca de desarrollo, es también indispensable establecer los mecanismos tendientes a propiciar la estabilidad monetaria y cambiaria de los países miembros, en cumplimiento de los condicionantes mínimos que permitan alcanzar el objetivo de la integración a través de la profundización del comercio intrarregional, así como el establecimiento de mecanismos dirigidos a precautelar y apuntalar las reservas monetarias de los países de la Región, en especial, ante los embates de crisis financieras de carácter global. Es en este sentido que se configurará el Fondo Común de Reservas del Sur, como eje articulador de los instrumentos y acciones destinados a precautelar los niveles de reservas internacionales de los países miembros, a través del uso de recursos de la propia Región, en sustitución de los mecanismos convencionales que caracterizaron la dependencia financiera y de las políticas económicas nacionales a los dictados del Fondo Monetario Internacional.

El Fondo Común de Reservas del Sur incorporará mecanismos dirigidos a que los países miembros puedan mantener sus reservas internacionales en niveles adecuados en caso de enfrentar impactos derivados de crisis financieras locales o externas, así como instrumentos que otorguen las seguridades suficientes para que los bancos centrales puedan enfrentar estos problemas sin requerir del mantenimiento de niveles de reservas muy elevados invertidos en el exterior a costa de que parte de esos recursos puedan canalizarse hacia el financiamiento del desarrollo local.

4. La Unidad de Cuenta en el marco de un Sistema de Pagos Regional

Asimismo, en el marco de la NAFR se evidencia la necesidad de contar con un sistema de pagos regional, con la utilización de una unidad de cuenta regional con el propósito de favorecer la utilización de las monedas locales de los países miembros para la realización de los pagos internacionales. La unidad de cuenta regional se plantea con el claro propósito de desacoplar al comercio intrarregional de la lógica del dólar en un esfuerzo para reducir los costos cambiarios y de transacciones, a efectos de su potenciación como uno de los elementos sustantivos en los esfuerzos dirigidos hacia la integración.

La unidad de cuenta regional es el primer paso dirigido a consolidar en el largo plazo una moneda única regional, de manera consistente con las tendencias mundiales en que se impone la conformación de grandes áreas monetarias, como es el caso actual de Europa con el euro.

En este sentido, ya se ha avanzado con la propuesta del Sistema Único de Compensación Regional (SUCRE) en el que la definición del sistema de pagos para el comercio intrarregional se ha establecido en conjunción con las entidades de financiamiento para el desarrollo inscritas en la NAFR. Con ello, el sistema no se limita a un esquema convencional de compensación de pagos internacionales, más bien, abre la posibilidad de incorporar mecanismos tendientes hacia la ampliación del intercambio intrarregional, fundamentado en el aprovechamiento de las complementariedades productivas en procura de convergencia al equilibrio comercial.

Para ello, se configurará al “sucre” como la unidad de cuenta regional y se establecerán los mecanismos para la definición de los tipos de cambio bilaterales con las respectivas monedas de los países participantes, que serán los medios de pago locales con los que se realizarán las transacciones comerciales internacionales. El sistema de pagos y la unidad de cuenta regional son instrumentos que deberán enmarcarse en un espacio más amplio de políticas comerciales nacionales orientadas hacia los objetivos de integración regional, sobre la base de la redefinición de la división internacional del trabajo, en franca intención de reducir la dependencia comercial bajo el esquema Norte-Sur en el que nuestros países han sido históricos exportadores de materias primas y productos con reducido valor agregado, e importadores de productos industrializados y tecnológicos, con los consecuentes efectos de un deterioro progresivo de los términos de intercambio. Por ello, esta redefinición comercial, asentada en la potenciación de la complementariedad productiva de la Región y viabilizada a través de los instrumentos monetarios regionales, se orientará a reforzar la relación Sur-Sur.

5. Conveniencia de crear un centro alternativo para la solución de las diferencias en materia de inversiones (CIADI alternativo)

En los sesentas el mundo vivía procesos de descolonización por lo que la preocupación central de los inversionistas extranjeros fue la de diseñar mecanismos para defenderse de las expropiaciones y nacionalizaciones confiscatorias. Para resolver esta dificultad, en 1964, el Banco Mundial propuso la creación del Centro de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI).

El CIADI nació como una alternativa excepcional, originariamente como un instrumento defensivo para las inversiones extranjeras, pero desde los años noventa, cuando se dio una ola de ajustes estructurales, privatizaciones y una proliferación de tratados bilaterales de inversión, TBIs, el CIADI empezó a utilizarse como un instrumento ofensivo ampliando el concepto de “expropiación indirecta” a la aplicación de normas legales por parte del Estado receptor de la inversión en su territorio. De esta manera se limitó la capacidad regulatoria de los Estados y en suma se redujo los espacios de políticas públicas.

El CIADI, en la actualidad, se ha transformado en un instrumento ofensivo, pues asegura grandes réditos para las multinacionales, más allá de que éstas verdaderamente inviertan y generen riqueza y trabajo como reza el discurso neoliberal.

De acuerdo a la UNCTAD, en 2007, se estima que al menos 35 nuevos casos (inversionista – Estado) fueron presentados en virtud de la suscripción de TBI’s, de los cuales, 27 fueron interpuestos ante el CIADI. De estos 35 casos 17 se presentaron en contra de los países en desarrollo, 7 en contra de los países en transición y 11 contra los países desarrollados.

En materia de inversiones, según UNCTAD, se prefiere al foro del CIADI, pues el número de controversias presentados ante el CIADI llegaron a 182, las controversias bajo el arbitraje con normas de la Comisión de las Naciones Unidas sobre el Derecho Mercantil Internacional (CNUDMI) ascendió a 80, la Cámara de Comercio de Estocolmo recibió 14 casos, la Cámara de Comercio Internacional recibió 5 casos, en arbitraje ad-hoc se presentaron 5 controversias, y otros 4 casos fueron presentados ante la Corte Permanente de Arbitraje y el Centro Regional de El Cairo.

El CIADI es totalmente dependiente del Banco Mundial, y por lo tanto de los intereses que este Banco representa. El Vicepresidente del Banco Mundial funge como Secretario General del CIADI y el Presidente del Banco, preside el Consejo Administrativo del CIADI, pudiendo designar árbitros conciliadores en los diferendos.

Por otro lado, el alto riesgo de conflicto de intereses, en torno al CIADI puede verificarse en la designación de árbitros, quienes suelen ser abogados vinculados con las transnacionales.

Los mecanismos de solución de controversias tienen un elevado costo para los países receptores.

El principio universal del derecho Non Bis In Idem, según el cuál no se puede juzgar a alguien dos veces por la misma causa, no es respetado por el CIADI, ya que del arbitraje que surge de los TBIs, el doble juzgamiento por la misma causa es posible y sucede.

El proceso de resquebrajamiento de la institucionalidad neoliberal, al tiempo de mostrar las graves deficiencias del sistema de administración de justicia del CIADI, genera la necesidad de proponer un sistema de solución de controversias alternativo a este mecanismo. Esta propuesta, asentada en el respecto estricto a los derechos fundamentales y a los principios generales del derecho, fue acogida en el marco de la UNASUR, con la aprobación de su Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores de una resolución por medio de la que se constituyó un Grupo de Trabajo, que tiene como objetivo crear dicho mecanismo.

Para que este objetivo pueda alcanzarse, el primer paso está en que los países que forman parte de esta iniciativa denuncien el Tratado de Washington que crea el CIADI.

Seguidamente, deberán realizar una revisión a fondo de cada uno de los tratados bilaterales que han suscrito y que se encuentran en plena vigencia, y se entre a un proceso de renegociación en los casos que sean necesarios –la principal vía de acceso al CIADI son los TBIs, y las demandas a los Estados se basan en las cláusulas de estos contratos.

El sistema a configurarse no puede reproducir los errores criticados, tanto más cuando la realización de la justicia debe ser su objetivo primordial, por lo que debe considerarse:
– El respeto estricto a los derechos fundamentales y a los principios generales del derecho.
– Una definición apropiada de inversión.
– Que el arbitraje internacional es un mecanismo de solución de controversias de carácter excepcional y alternativo;
– Que solo podrá ser activado debido al consentimiento claro y expreso de las partes;
– Que el tratamiento adecuado del conflicto de intereses como una estrategia preventiva anticorrupción, es un elemento indispensable.
– Que la posibilidad de revisión de los fallos debe existir;
– Que la rendición de cuentas debe ser completa;
– Que la consecuencia de los actos reprochables de los operadores de justicia deben derivar en responsabilidades administrativas y civiles.

Esta propuesta se asienta en el respeto estricto a los derechos fundamentales y a los principios generales del derecho. A partir de aquello, se propone la construcción de un mecanismo de carácter excepcional y alternativo, donde la piedra angular para activarlo sea la voluntad libre y expresa de las partes involucradas; además de la delimitación del verdadero alcance del concepto de inversión; un adecuado tratamiento del conflicto de intereses como una estrategia preventiva anticorrupción, para lo cual se propone el establecimiento de un tribunal permanente que administre justicia con las consecuentes responsabilidades de su actuación, la posibilidad de revisión de sus fallos o laudos a través de un recurso de apelación; un mecanismo accesible por sus costos. En definitiva un sistema alternativo transparente de administración de justicia.

DESCARGAR DOCUMENTO EN PDF

Leave a Reply